• Una mujer joven montada a caballo llega por el camino polvoriento que lleva a Canet d'Adri, un pequeño pueblo situado en la frontera con el Valle del Llémena. Para los habitantes del pueblo que la ven llegar no es más que una mujer desconocida de facciones exóticas. La forastera ha llegado buscando a los Bitlloch, una de las familias acomodadas que trabajan la lana en el valle, supuestamente para proponerles un negocio. Cuando la forastera llega a la masía, se presenta ante el heredero, Tomás, y le explica de quién es hija y el verdadero motivo de su visita. Lo que en un principio parecía una visita cordial se convierte en la ejecución de una revancha que nadie se esperaba, menos aún el heredero de los Bitlloch.