• En un pueblo abandonado y en ruinas hay una casa que echa humo. Allí vive Audit (53) con su esposo, Furi (41), y sus dos hijos, Mel (9) y Raïu (2). La pareja lleva dieciséis años luchando por un sueño: recuperar la vida que el pueblo en ruinas había tenido. Tienen ganas de que sus hijos se involucren en el proyecto familiar, pero Mel tiene miedo a las abejas y Raïu apenas tiene dos años. La llegada de un apicultor industrial, que coloca cien colmenas junto a las suyas, hace que la competencia por el néctar se vuelva feroz. Casi no hay flores y las abejas industriales son más fuertes porque las alimentan artificialmente. Para salvar las abejas que les quedan, la pareja las traslada a montañas más altas. Mel los ayuda y, por primera vez, comienza a sentir el proyecto como suyo. DOCUMENTAL